Entradas

¿Bajo rendimiento y productividad? Razones y consejos para evitarlo

Siguiendo la temática de publicaciones anteriores, queremos indagar un poco más sobre prácticas inadecuadas, condiciones de trabajo improductivas y sus repercusiones. En esta ocasión analizaremos con más detalle cómo un PC desactualizado resulta perjudicial para la rentabilidad y competitividad de tu negocio, empresa o trabajo.

 

¿Equipos obsoletos en lugares de trabajo?

En principio, existen muchos propietarios o emprendedores obsesionados con conservar equipos desfasados como parte de una estrategia equivocada de ahorro. Este alineamiento se ve enturbiado por gastos ocultos relacionados con reparaciones, virus, tiempos de respuesta y desempeño laboral.

Conservar equipos viejos puede tener varias justificaciones comprensibles, en especial desde el punto de vista económico. Cuando se tiene muchos aparatos, la renovación es más lenta e implica gastos en licencias y software que compañías, instituciones y organizaciones no pueden afrontar de una vez.

La migración a sistemas operativos y equipos más eficientes podría implementarse por fases como parte de un objetivo empresarial. Aunque no sea estrictamente necesario actualizar todos los ordenadores, lo esencial es que la operatividad máxima de tu compañía no se vea afectada por una mala gestión informática.

 

Efectos directos de un PC viejo y lento

En nuestra experiencia como expertos informáticos, los ordenadores tienden a envejecer rápidamente debido a la dinámica de los avances tecnológicos. Los sistemas se vuelven más lentos, no pueden soportar los programas más nuevos, su seguridad se ve comprometida y afectan el desempeño de los trabajadores.

En términos de ergonomía, las condiciones de trabajo se ven deterioradas, por lo que surgen toda clase de inconvenientes.

  • Estrés y otros síntomas. Las causas que inducen al estrés son muchas y en el trabajo están relacionadas con la presión, tiempos cortos de entrega, tareas monótonas o repetitivas y la falta de rotación. Si a este panorama habitual agregamos un PC que no anda bien y que dilata la estadía en la oficina, no sería extraño tener que lidiar con trabajadores descontentos, frustrados, deprimidos, enfermos, cansados y que no producen de forma eficiente.
  • Pérdida del rendimiento laboral. Relacionado con lo anterior, el funcionamiento de los departamentos de una compañía puede verse seriamente afectado. Se dice que los grupos marchan al ritmo del más lento, y en este caso no sería la excepción. Si tu personal no tiene las herramientas adecuadas, tu rentabilidad se ve perjudicada, tus proyectos sufren retrasos, tus departamentos entran en conflicto y esto no permite que tengas una empresa competitiva.

  • Baja productividad empresarial. Actualmente las empresas modernas están sufriendo cambios radicales dentro de la cultura organizacional y la percepción del trabajo. Manejarse fuera de un entorno informático vinculado a internet no es una opción para tener un negocio exitoso. La globalización exige más velocidad, mayor precisión y disponer de tecnologías avanzadas para satisfacer los requerimientos de los clientes. Eso no se puede lograr con equipos viejos.

 

¿Cómo mejorar la productividad laboral?

En CDMAC conocemos bien las consecuencias de acarrear con equipos antiguos y las medidas pertinentes que debes llevar a cabo. Para ello debes contar con una buena planificación que tome en cuenta la obsolescencia programada, la vida útil de los equipos, el mantenimiento y los respaldos más importantes.

Más allá de la remuneración, la cantidad de horas trabajadas o las posibilidades de superación, la motivación es el factor crítico para que un emprendimiento tenga el éxito esperado. Recuerda que los trabajadores son la sangre del sistema y de su bienestar va depender la optimización de la productividad.

Si nos ubicamos en los factores preponderantes que afectan la motivación del staff, el ambiente de trabajo es uno de los principales. Ante una cultura organizacional que no toma en cuenta sus necesidades productivas, las consecuencias lógicas serán la falta de participación, poco reconocimiento y una desmotivación generalizada.

Dentro del contexto actual en el que puedes contar con empresas de reconocida trayectoria para manejar tus necesidades de hardware y software, no debería haber excusa para seguir lidiando con ordenadores que ya cumplieron su ciclo de vida. Lo más recomendable, si no tienes un departamento IT eficiente y capaz, sería la contratación de un servicio externo que te dé mayor flexibilidad y te ahorre costes.

 

 

Outsourcing IT: La clave del éxito

No importa cuántas vueltas le demos al asunto, prescindir del soporte informático ya no es una opción. Ya sea que se trate de hosting, diseño web, servidores, gestión en la nube, mantenimiento correctivo o preventivo, actualizaciones y más, cada vez es más necesaria la ayuda en este ámbito tan dinámico.

 

Fundamentos detrás del Outsourcing IT

No se trata de esgrimir una obligatoriedad subjetiva en este sentido, si no de asumir una realidad que por ahora sigue evolucionando y desarrollándose a un ritmo incesante. Este progreso digital ya forma parte del ADN empresarial para los ejecutivos más importantes, quienes reconocen sus pros y contras.

 

  • La necesaria reducción de costes

Los negocios o empresas que optan por contratar un mantenimiento informático externo conocen sus limitaciones, los gastos implícitos y cómo gestionar sus recursos. Esto se debe a que dicha contratación incluye personal cualificado que ya tiene beneficios y cuenta con su propia infraestructura para funcionar.

Representa un ahorro sustancial en capacitación, colaboradores, resolución de problemas concretos, entre otros. Una empresa informática te da soporte todo el año, atiende situaciones urgentes, previene interrupciones operativas repentinas y evita que el personal invierta tiempo en tareas de esta naturaleza.

  • Más enfoque en la especialización

Delegar las tareas tecnológicas que la empresa no domina por su estructuración, es una práctica cada vez más extendida porque te ofrece flexibilidad y capacidad de adaptación. Esto implica que puedes tener un funcionamiento más especializado y no preocuparte por concentrar esfuerzos sin la debida competencia.

La tercerización te da la oportunidad de enfocarte en el cumplimiento de los objetivos planteados. Esto facilita que los departamentos cumplan sus plazos, que los empleados no se distraigan en asuntos para los cuales no fueron contratados y refuerza una sinergia más coherente con los valores corporativos.

  • Mayor productividad laboral

Complementando lo anterior, la cultura organizacional de tu compañía debe aspirar a procesos más eficientes, un mejor desempeño y excelentes condiciones laborales. La generación de un mayor bienestar para tu personal tiene como consecuencia un aumento de la motivación individual y grupal.

Lograr ese nivel óptimo de productividad te impulsa hacia un escalamiento sostenido, fortalece el nivel de competitividad y obtienes la rentabilidad esperada. La tercerización no solo fomenta la responsabilidad social, también promueve alianzas estratégicas para que expandas tu radio de acción.

  • Gestión de datos apropiada

Nosotros en CDMAC entendemos que muchas pymes requieren apoyo técnico para entrar de lleno en el siglo XXI mediante la digitalización. Es un proceso necesario que algunos no han querido acometer por diversas razones, pero que representa una forma más dinámica de manejar la información.

Hoy en día las compañías procesan muchos datos sensibles que deben ser resguardados, respaldados, distribuidos y gestionados de forma rápida y efectiva. Para ello es imprescindible contar con servidores, ordenadores y redes que puedan soportar sin problemas todas las operaciones que se hacen a diario.

  • Eficiencia y seguridad

Como especialistas en informática, te aseguramos que contar con un sistema fiable, libre de amenazas y que exceda tus expectativas, no tiene precio. Cuando los aspectos informáticos están al día, sus ventajas te permiten agilizar las estrategias correspondientes para que tus procedimientos sean impecables.

Por otra parte, tienes que almacenar mucha información delicada de forma segura. Dado que no puedes mantener datos de clientes o compradores, es importante configurar dichos parámetros. Además, debes incluir encriptación, firewalls, antivirus, la nube y limitaciones de acceso por jerarquía.

Dentro del mundo de la programación hay muchas cosas que pueden suceder en un momento dado. Por eso es fundamental contar con especialistas que sepan lo que hacen, que conozcan bien la plataforma instalada y sean la mejor línea de defensa contra peligros externos y la falta de previsión.

 

Modalidades de tercerización

Para que tengas un poco más claras tus posibilidades, aquí te dejamos la explicación sobre algunos tipos de outsourcing y cómo pueden beneficiarte:

  • Parcial. Este servicio permita que el proveedor exterior maneje una parte estratégica de la infraestructura informática de tu negocio o empresa.
  • Total. Como indica su nombre, todas las operaciones de carácter informático quedan a cargo de una sola entidad externa.
  • Transicional. Esta opción representa una medida temporal cuando se requiere un cambio de sistema. El servicio externo se ocupa de la plataforma vieja mientras tus expertos en TI instalan la actualización.
  • Estratégico. Esta alternativa implica establecer un plan de negocios conjunto para que ambas partes salgan beneficiadas. Como cliente, inviertes capital y recursos en una empresa tecnológica para establecer una relación simbiótica a mediano o largo plazo.
  • Offshore. Común para empresas grandes que quieren ahorrar costos, capacitación y equipos, esta posibilidad implica la contratación de infraestructura y mano de obra extranjera.

Como puedes ver, tienes diversas opciones a la hora de contratar una compañía de mantenimiento informático. Pero si tienes dudas, en CDMAC podemos aclarártelas personalmente y sin ninguna clase de compromiso.